TENDENCIAS CLIMÁTICAS PARA JULIO, AGOSTO Y SETIEMBRE 2002

 Mario Bidegain R. Mario Caffera

bidegain@fcien.edu.uy caffera@fisica.edu.uy

Montevideo, 5 de julio de 2002



TRIMESTRES ANTERIORES
ABR-MAY-JUN/2002
ENE-FEB-MAR/2002
OCT-NOV-DIC/2001
JUL-AGO-SET/2001
ABR-MAY-JUN/2001

Escenario Previo General

El Océano Pacífico tropical continuó mostrando condiciones precursoras de una fase cálida del Fenómeno de El Niño. Varios modelos experimentales (Ver información institucional en "Referencias Electrónicas"), así como la información de diagnóstico del programa TOGA-TAO (Tropical Ocean-Global Atmosphere) indican el desarrollo de una moderada fase cálida ("El Niño") del fenómeno ENSO durante la próxima primavera. Sin embargo en estos momentos las aguas superficiales junto a las costas de Perú y Ecuador muestran enfriamientos (ver Referencias Electrónicas).

En Uruguay, las precipitaciones ocurridas en el trimestre anterior han sido excepcionalmente copiosas, sobre todo desde finales de marzo, cuando se superaron ampliamente los valores climáticos de referencia. Las lluvias fueron especialmente importantes en la cuenca del Río Tacuarembó y en la cuenca alta del Río Santa Lucía. En localidades como Tacuarembó se recibieron más de 700 milímetros acumulados. Para el caso particular de Montevideo y aledaño, es de citar que el acumulado en Carrasco marcó 350 milímetros, representando un desvío de casi 50 mm respecto a lo normal (ver figura 1).

Figuar 1  

Figura 1 Precipitaciones acumuladas y diarias durante Abril a Junio 2002

El campo térmico también se destacó en los últimos tres meses debido a la persistencia de altas temperaturas especialmente durante el mes de mayo. Aunque esta tendencia se revirtió a mediados de junio, con una abrupto descenso, los promedios trimestrales registraron desvíos positivos en todo el País (ver figura 2).


Figura 2

Figura 2 Temperaturas diarias y desvíos Abril a Junio 2002

Hipótesis de trabajo

Algunos modelos experimentales (Ver información en los sitios de N.O.A.A., I.R.I. y C.O.L.A. de EE UU, E.C.M.W.F. de la Comunidad europea, y el B.O.M. de Australia), indican moderadas probabilidades de que el sistema comience una fase cálida al finalizar el invierno, mientras en la mayoría de ellos persistiría el estado neutro. Es de destacar que la incidencia del fenómeno sobre nuestra región es poco importante durante el invierno. Nuestro escenario de trabajo es coincidente con el consenso de expertos institucionales del XVI Foro Regional de Tendencias Climáticas para el Sudeste de Sudamérica: el advenimiento del fenómeno de "El Niño - Oscilación Sur (ENSO) con carácter moderado a débil, con efectos en la región a partir de mediados de la próxima primavera.

Las principales causas de precipitación en Uruguay, durante el período invernal, son por un lado, el pasaje de sistemas frontales (frentes fríos) y por otro, la eventual ocurrencia sobre el País de depresiones atmosféricas. Es de destacar que la región se caracteriza por ser una zona de generación de depresiones durante el invierno, con un máximo sobre el litoral oeste. Estas depresiones, normalmente migran hacia el sudeste, y al llegar al océano, se profundizan, provocando copiosas lluvias y vientos fuertes, especialmente en los departamentos del Este y Sudeste del territorio uruguayo.

Por lo antedicho, si bien los valores de lluvia acumulados durante el invierno son los más bajos del año en casi todo el País, ello no sucede así en la cuenca de la Laguna Merín y el borde Atlántico. (Rocha, Treinta y Tres, parte de Cerro Largo y zonas orientales de Lavalleja y Maldonado). Aquí la transición se da a la inversa, desde un mínimo estival en la lluvia a un ligero máximo invernal. Sin embargo, estas son situaciones "normales", pero ocurren pocas veces con simultaneidad a lo largo del año, dada la enorme variabilidad interanual de la precipitación sobre esta parte del mundo.

Esa variabilidad interanual es debida en primer lugar a variaciones en la circulación atmosférica a gran escala, especialmente sobre el Atlántico y el Pacífico a lo largo de la costa sudamericana. La temperatura superficial oceánica, en esa región, también influye pero en grado menor, en esta estación respecto al resto del año. La circulación subantártica, tanto oceánica como atmosférica, puede bloquear o favorecer el ingreso de aire polar antártico hacia el Cono Sur y modulando así la intensidad de las perturbaciones. De todos estos procesos, los que acontecen más cerca nos involucran de una manera más determinante. Pese a que éstos continúan siendo de los menos estudiados, van apareciendo algunos ensayos que dan cuenta de la incidencia del Atlántico Sur sobre los regímenes de lluvia y temperatura en el territorio nacional.

Nuestra opción es, entonces, remitirse a lo acontecido en inviernos previos a la ocurrencia de una fase cálida del Fenómeno "El Niño-Oscilación Sur", adicionándole las condiciones anómalas de circulación atmosférica y oceánicas en el Atlántico Sur.

Se toman como referencia estadística, las series mensuales del período 1950-1999 de las siguientes localidades, para el caso de la lluvia: Artigas, Salto, Rivera, Mercedes, Paso de los Toros, Melo, Estanzuela, Carrasco (Aeropuerto), Treinta y Tres y Rocha. Para el comportamiento de la temperatura del aire, las referencias son las estaciones meteorológicas situadas en Artigas, Paysandú, Estanzuela, Carrasco, y Treinta y Tres.

Escenarios más probables de precipitación y temperatura

  En situaciones similares a la actual, la precipitación trimestral ha resultado ligeramente inferior a lo normal en el extremo norte y en el centro del Litoral, y ligeramente superior a lo normal en el Centro y Sur del Litoral y departamentos del Sureste. Discriminando por meses, surge como más probable: julio seco en todo el territorio y agosto con precipitaciones más abundantes que lo normal en todo el país, especialmente en el Este y Sureste del territorio. Para setiembre , situaciones climáticas similares a las esperadas han dado lluvias mayores a lo normal en la región Suroeste y Centro del País, y algo inferiores a lo normal en el litoral, siendo normal en el resto.

 Figura 3

Figura 3. Comportamiento de las precipitaciones trimestrales para 13 estaciones en Uruguay.

Las anomalías mensuales de la temperatura máxima y mínima en los meses de invierno en su conjunto, en un año de fase cálida "El Niño", para las localidades estudiadas, presentan valores ligeramente superiores a los normales. No obstante, durante el trimestre julio-agosto-setiembre ocurren diferencias entre meses. Julio suele tener valores más bajos que lo normal en la temperatura máxima diaria en todo el país. Se observan también en la temperatura mínima diaria desvíos negativos, aunque de orden menor. Durante a gosto no se observan desvíos significativos ni en las máximas ni en las mínimas. En setiembre, se observan desvíos positivos en las temperaturas máximas (ocurrencia de temperaturas superiores a lo normal) y también desvíos positivos en las mínimas.

 

Conclusiones

  Se esperan precipitaciones netamente por debajo de lo normal en julio, para todo el país; para agosto lluvias más abundantes que lo habitual, especialmente en el este y sureste, y en setiembre, lluvias ligeramente mayores a lo normal en el suroeste y centro.

Respecto al campo térmico, el territorio uruguayo presenta, estadísticamente en el mes de julio, una señal característica con temperaturas ligeramente más bajas que lo normal en situaciones del sistema climático general similares a las actuales, y temperaturas más altas que lo normal para setiembre, promediando por lo tanto para el trimestre julio-agosto-setiembre , existirían ligeros desvíos positivos (0.0 a +1.0) de la temperatura media.

Referencias Bibliográficas

 

(1) Bidegain M., R.M.Caffera, 1989. Anomalías de la precipitación en la Región Sureste de América del Sur (Uruguay), asociadas con el fenómeno 'El Niño-Oscilación Sur.. Poster III International Conference on Meteorology and Hydrology for the Southern Hemisphere, Buenos Aires, Argentina, November 1989.

(2) Bidegain M., R.M.Caffera, 1991. Comportamiento de la precipitación en la región sureste de América del Sur (Uruguay), asociado con los Índices de Oscilación Sur (IOS) y El Niño (TSM). Anales del VI Congreso Argentino de Meteorología, Bs. As. Argentina.

(3) Bidegain M., P. Krecl, 1998. Comportamiento de la temperatura en el Sudeste de Sudamérica (Uruguay), asociado al fenómeno ENSO. VIII Congreso Latinoamericano e Ibérico de Meteorología y X Congreso Brasileño de Meteorología, Brasilia, 26 al 30 de octubre de 1998.

(4) Caffera R.M., M. Bidegain y J. G. Pedrosa, 1989. Informe Técnico sobre la Sequía 1988-1989-Recurrencia de las anomalías negativas de la precipitación, Fac. Hum. y Ciencias, Montevideo.

(5) Caffera R.M., M.Bidegain, 1989. La variación en los días con precipitación sobre Uruguay en relación con el fenómeno de 'El Niño-Oscilación Austral'". Poster Session, III International Conference on Meteorology and Hydrology for the Southern Hemisphere, Buenos Aires, Argentina.

(6) Dir.Nal. de Meteorología(DNM), 1996. NORMALES CLIMATOLOGICAS, PERIODO 1961 - 1990., Imprenta del Ministerio de Defensa Nacional. Depósito Legal 305.343-96

(7) Pisciottano G., A. Díaz, G. Cazes, C.R. Mechoso; 1994; "El Niño/Southern Oscillation Impact on Rainfall in Uruguay". J. Climate, Vol. 7, 1286-1302.

(8) Vigliarolo P., 1998: Ciclogénesis en Sudamérica. Meteorológica Vol. 23, Nº 1 y 2, 83-90.

(9) World Weather Records. Mensajes mensuales CLIMAT de intercambio mundial. Dirección Nacional de Meteorología.

 

REFERENCIAS ELECTRONICAS

European Center for Medium-Range Weather Forecast (E.C.M.W.F.):

http://www.ecmwf.int/services/seasonal/forecast/index.jsp

Center for Ocean-Land-Atmosphere Studies (C.O.L.A.- U.S.A.):

http://grads.iges.org/nino

International Research Institute for Climate Prediction (I.R.I.):

http://iri.ldgo.Columbia.edu/

National Oceanic and Atmospheric Administration (N.O.A.A., U.S.A.): http://www.cpc.ncep.noaa.gov/